Compost de escritura

Lo que el compostaje enseña a los escritores tiene que ver con los tiempos: de creación, de elaboración, de relectura, de publicación. Hacer silencio y escuchar el burbujeo vital de cada proceso sin intervenir en exceso con la voluntad. Asumir los procesos creativos como parte de un metabolismo particular, ni propio ni ajeno. Desautorizarse.