Spoiler: Seligman y Guevara

Una vida en presente puede ser leída, también, como una novela sobre el desengaño.
María no sabe qué es el amor, no está segura de sentirlo hacia el Dr. Seligman pero, sin embargo, cuando el doctor celebra la «amistad» que los une, a María, llena de fármacos y angustias puestas bajo la alfombra, se le rompe algo, algo que duele.
Seligman, que había aparecido como el salvador, el hombre que hizo desaparecer los panic attacks con clonazepam y pija; Selgiman, que se mostraba como el servidor, el hombre que la pasa a buscar y le abre la puerta del auto al susurro de «¿qué querés hacer hoy, Maria?» se revela de pronto como el hombre ajeno, el hombre que nunca estuvo, el hombre que no entiende ni percibe y, entonces, hiere, incluso -y esto es lo peor- sin darse cuenta.

[Volver a la reseña]