And everybody hurts sometimes

Audrey Hepburn llora en The Children’s Hour, sobre su mejilla izquierda cae una lágrima verdadera, transparente, acuosa. Del lado derecho, el llanto arma una corteza brillosa, una cubierta resquebrajada y quieta. No importa qué sucedió ni cómo ni cuándo, …