Más allá del artefacto

Los talleres de escritura de Liliana Heker no son para hacer terapia, ni para hacer amigos, ni catarsis. No se comen tortas, ni galletitas. Se trabaja todo el tiempo. Se corrige veinte o treinta veces un mismo cuento, y las …