Música de fondo

No se puede mirar nada. A menos que se tengan los ojos cerrados, y a veces ni así. A pesar de esa certeza, la necesidad de dejar la mirada perdida en la nada, con frecuencia, subsiste: pero como satisfacerla …